Yuyaykuna

First-hand inspiration

Empieza a observar

Oficios


1 observaciones

Papa full-time

Madrid
11.12.16
Xarly Rodríguez
Entrevista a Xarly Rodríguez
Xarly Rodríguez es un ex pirata de agua dulce que navega a contracorriente, entre ríos de cerveza y océanos de café sin azúcar, al acecho de nuevas presas, reclamando pagos de facturas olvidadizas. Su mayor tesoro no se esconde en el fondo del mar, ni en ninguna isla perdida del Caribe. Corretea libremente entre castillos y montañas que se alzan en medio de cojines voladores, donde espadas de madera, dignas de cualquier caballero jedi, sacan punta a las interminables ilustraciones de Lucreativo.

Venga vale, ¿empezamos?


Dale caña. Aunque esta entrevista te la responderán varias de mis “polaridades”. Es decir, Xarly Rodríguez: el diseñador mediocre y fundador de vengavale®, Lucreativo: el dibujador, Papá…

¿Para cuándo un tinder para clientes, dónde puedan elegir entre tanta oferta de diseñador mediocre, viendo centenares de portfolios por segundo?


Ya hay algo parecido. No sé si tienen app ya, pero si sé que existen muchas webs donde puedes encontrar un amplio abanico de “profesionales” de diversas disciplinas. El cliente lanza una oferta de trabajo y la gente se subasta de forma invertida.

 

Es lamentable, pero no solo las propuestas de los clientes de “un logotipo por diez euros”, si no la gente que lo acepta y se oferta por esas cantidades. Es una prostitución descontrolada a todos los niveles.

 

Pero me gusta tu propuesta. Una app en la que solo se puedan poner en contacto cliente-profesional o profesional-cliente, siempre y cuando ambos se hayan gustado a primera vista. Poder denominarse “diseñador de una noche” y huir de trabajos estables o de larga duración. Diseñadores románticos que lo dan todo por sus clientes… Me gusta.

Según tu experiencia como pseudoadulto, ¿en qué edad empezamos a desarrollar nuestra estupidez crónica?

 

Yo alcancé mi madurez completa a los siete años. Pero he de decir que mi gilipollez es congénita. Es algo con lo que se vive desde pequeño y vas asumiendo con los años. Te acostumbras a lo de “hay que quererle igual”.

 

Hay gente que madura su estupidez durante muchos más años y llega a un nivel muy elevado. Tengo entendido que muchos de ellos hacen carrera política con cierto éxito en este país.

Si tuvieras que elegir entre barba o café, ¿a qué renunciarías?

 

Dentro de unos años la barba, que tan de moda está hoy y que tanto favor nos ha hecho a los feos, tapándonos el 80% de nuestras caras, será como el “mulet” de los años ochenta. Pasará de moda. Yo nunca he atendido mucho a las modas. Pero una cosa tengo claro. No es lo mismo no estar a la moda que estar pasado de moda. Sin embargo, el café nunca pasará de moda. Me quedo con el café… y de momento con la barba también.

 

¿Sacrificio y autónomo van de la manita?

 

Si lo piensas desde un punto etimológico, sí. Si no me equivoco ( y la wikipedia no está mal) la palabra sacrificio viene de “sacro” y “facere” que traducido viene a ser algo como “hecho o acción sagrada”. En realidad debía ser algo gratificante… al menos para los dioses, no tanto para los animales, vírgenes y demás desgraciados que sufrieron esta definición en sus carnes. Yo creo que hoy esa palabra, en relación a la forma de vida del “autonomus vulgaris”, mezcla ambos conceptos: algo sagrado y la muerte de uno para satisfacer al superior. En el primer concepto hablaría de la libertad de horarios, de la pasión por el trabajo, de la búsqueda del crecimiento y la perfección. El segundo define la relación entre el autónomo y su entorno. Ya sea con el cliente, con la administración pública o con su familia (si la tuviere), esta forma de vida es un continuo sacrificio personal.

Según Rubianes, el trabajo dignifica al hombre. Cómo autónomo, imagino que debes trabajar un mínimo de media hora al día para cubrir gastos. ¿Te sientes socialmente santificado?

 

Socialmente, el autónomo es un parado que no quiere reconocer su condición. Los primeros años tuve que enseñar los mails con clientes a mis padres para que me creyeran. Para que no pensaran que había caído en el tráfico de drogas.

 

Cuando di la noticia de que dejaba mi trabajo “estable”, para lanzarme a “emprender”, sus amigos les daban el pésame por tener un hijo gilipollas supongo.

 

Una vez te has asentado, la gente piensa que vives como Dios. Que trabajas a ratos sueltos, para salvar los gastos fijos y luego las horas que quieras, pero esas ya solo para cubrir tus ansias de riqueza.

¿Existe la magia en el branding o es el branding en sí mismo magia?

 

Tienen muchas cosas en común. El humo, las ilusiones ópticas, nunca desvelas los trucos… pero creo que no es ni una cosa ni la otra. De hecho, creo que no debería haber relación entre ambas. El branding es una solución a un problema. Una solución, que a ser posible, no genere nuevas necesidades o problemas y que dure bastante tiempo. La magia es algo fugaz. Algo que te separa de la realidad un instante. Pero cuando el humo se evapora… te queda el mismo problema y menos dinero que antes.

 

Muchas empresas de branding se han dedicado a predicar con la magia, o al menos con la venta de humo al por mayor. Y ya mejor ni hablamos de magia negra.

 

Hablando de magia, ¿te has planteado alguna vez en la vida entrar en política?

 

Creo que tengo las mismas posibilidades de entrar en política como de caer en las drogas. Lo que sí tengo claro es qué cambios haría en nuestro sistema de gobierno y qué tipo de personas ocuparían los ministerios. Pero eso no pienso desvelártelo en esta entrevista. Me lo guardo como plan B por si no caigo en las drogas.

¿El peor consejo que te han dado?

 

Madurar. Eso que te gritan profesores, padres, ex-novias… Creo que es el peor consejo que se le puede dar a alguien.

 

¿Se avista tierra al horizonte?

 

Como buen lobo de mar y capitán del navío “Santa Desesperación” por las aguas del freelancismo, te puedo afirmar que después de una tempestad, viene otra… y que después de otra viene la declaración trimestral del IVA.

 

Pero uno nunca pierde la fe. Algún día encontraremos la tierra prometida: la jubilación.