Yuyaykuna

First-hand inspiration

Empieza a observar

Arquitectura


1 observaciones

Exterior vs Interior

Triacastela
16.11.16
Cuando llevas varios días caminando y centenares de quilómetros a tus espaldas, la comodidad del albergue deja de importarte. Solo quieres desabrocharte la maleta, sacarte las botas, ducharte (con agua caliente, a poder ser), curarte las heridas y descansar en posición horizontal.

Cuando no esperas nada del mundo ni de nadie, es cuando mejor sienta un regalo. Algo parecido a este sentimiento nos invadió cuando salimos del bosque y nos encontramos con este increíble albergue, ubicado entre ríos y montañas con “aspecto externo” de haber sido concebido por Frank Lloyd o el mismísimo Mies van der Rohe. Un albergue que lo tiene todo (menos wifi), para conectarte con el Camino.

Para contrarrestar tanta belleza exterior y dormir en paz y harmonía, no hay nada más reconfortante que utilizar estos preservativos, diseñados específicamente para colchones ultra finos y almohadas tamaño XXL.

Estas fundas de usar y tirar, con sabor a hospital, hacen su función de protegerte de cualquier posible contacto con el temido colchón. Somos conscientes de que cualquier otra opción menos desechable conseguiría aportar algo más de calidez y humanidad a la experiencia. Este problema no es exclusivo del albergue municipal de Triacastela. Lo encontramos en más de uno, dos y diez albergues. Imaginamos que por el precio que paga el peregrino, poco cariño se puede esperar a cambio. Aunque se agradece llegar al punto de descanso, después de una larga jornada de ocho o nueve horas sin cobrar, y encontrarte sábanas “como Dios manda”.