Yuyaykuna

First-hand inspiration

Empieza a observar

Música


2 observaciones

Bar “O Pataca”

Santiago de Compostela
17.11.16
O Pataca es uno de esos huariques españoles de los que ya no quedan y no se encuentran ni en las noches de luna llena. Si estás de suerte y consigues encontrarlo, prepárate para esa fiesta a la que nunca fuiste invitado.

¿Cuánto tiempo hace que Apple no nos emociona? A día de hoy, las marcas lo tienen muy difícil a la hora de emocionar. Vivimos tiempos dónde la honestidad es un valor en horas bajas, reservado únicamente a la política, y muchas marcas lo saben bien, ya que gastan gran parte de su pastel anual en limpiar su imagen y mostrarse al público tal y cómo a ellas les gustaría ser. Todo sea por la apariencia! Pero una cosa es quererlo y la otra es serlo. En el bar “O Pataca”, al igual que en la sirenita de Starbucks, lo menos importante es el producto que se sirve al consumidor.

¿Es posible diseñar un espacio con la misma vida, siguiendo el manual del buen quehacer del branding? o se necesitan 60 años de maceración en barra para lograr sacar las tapas de patata asada y un vermú con tanta chispa?

Una marca debe ser capaz de cuidar a sus consumidores de toda la vida y atraer sangre nueva a sus filas. Mientras que la mayoría de bares y restaurantes necesitan rejuvenecerse, por dentro y por fuera, para captar nuevos adeptos, “O Pataca” debe hacer todo lo contrario si quiere seguir fiel a su público. Cuidar su esencia. Cualquier atisbo de falsedad en el local sería considerado sacrilegio para el cliente habitual, e incluso para el turista pesado, que no termina de entender dónde se ha metido, pero se deja contagiar por el ambiente.

Pero cómo en la historia de la Cenicienta, el carruaje y la magia se esfuman en un abrir y cerrar de ojos, cuándo las mariposas del reloj dorado de Isabel aparecen marcando las dos de la madrugada. Despejen la sala!